miércoles, 26 de febrero de 2014

¿Qué buscas?






¿Qué buscas tú? ¿Qué buscamos nosotros? Quizás las respuestas se igualan... Nosotros buscamos la voluntad de Dios en nuestras vidas... por eso estamos aquí... discerniendo qué quiere Jesús de nosotros... Para llegar aquí, nos hemos sentido llamados, y antes de esto, nos pusimos a escucharle... Ahora también seguimos haciéndolo. Es eso que llaman vocación.  Si es esto lo que buscas tú, has pasado por el lugar indicado... Aquí te damos unas breves notas, que a nosotros nos vinieron bien...


5 cosillas sobre eso de la vocación.

  1. La vocación nace del encuentro con “quien es la Palabra”. Se necesita una experiencia del Resucitado, un encuentro... ¡Si no hay  encuentro con Jesucristo, no  puede haber llamada, ni seguimiento…¡ 
  1. El llamado va siguiendo un proceso de descentramiento. Esto se manifiesta cuando se van dejando los intereses de uno mismo  y se van adquiriendo los intereses de Jesús... igual que hicieron los apóstoles, cada cual tenía su vida, su trabajo, sus redes, su barca... Y no sólo eso, sino también las cosas del corazón: mis planes, mis proyectos,  mis intereses, mis tesoros…
  1. La vocación tiene además un efecto desinstalador. Muchas veces no vemos más allá de nuestros parámetros, de nuestros proyectos, nuestras ideas... nuestros, nuestros, nuestros... Cuando uno se siente llamado tiene que aprender a desinstalarse... al igual que hizo Abraham, que dejó su tierra... al igual que Pedro, que dejó sus redes...
  1. La vocación debe producir enamoramiento, de lo contrario uno se convierte en funcionario. Y no va por ahí la cosa... O uno va enamorándose progresivamente o fallará en lo fundamental.
  1. Por último, y no menos importante, el llamado ha de ser necesariamente humilde, porque ni la llamada le pertenece, ni es suya la respuesta, ni la misión, ni el ganado que se le encomienda, ni tampoco la fuerza, ni la capacidad para llevarlo a cabo...

Ahora ya sabes un poco de lo que se trata...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada